Aprender idiomas a través de la música

El aprendizaje de un idioma puede resultar muy pesado y aburrido si no se hace uso de herramientas de enseñanza motivadoras para los estudiantes.

Una de las herramientas para aprender idiomas es a través de la música. La música y las canciones son un perfecto aliado para trabajar de un método práctico y entretenido las distintas áreas cognitivas de una lengua extranjera. Ampliar vocabulario, reforzar la entonación y pronunciación y repasar la gramática en un contexto real son algunos de los aspectos didácticos fundamentales que se pueden mejorar a través de los recursos musicales.

Sin saber qué significa, y menos aún cómo se escribe, una persona puede ser capaz de repetir de forma automática, con el mejor acento y entonación posible una canción en otra lengua diferente a la propia. Es la virtud que tiene la música, que se retiene en la memoria de un modo más fácil que otras vías de asimilación.

Las canciones son una herramienta motivadora por su carácter lúdico y entretenido.

Las canciones se utilizan de forma habitual como un recurso didáctico en la enseñanza de idiomas. Además de ser una herramienta motivadora por su carácter lúdico y entretenido, proporcionan a los maestros numerosas posibilidades para trabajar los distintos aspectos curriculares de una lengua.