Endometriosis e infertilidad

La endometriosis está relacionada con la infertilidad en el 20% de las parejas con este problema. La infertilidad es causada debido a que el sangrado mensual en zonas anormales provoca una inflamacion local, que el cuerpo trata de curar mediante la cicatrización; sin embargo este mecanismo altera el funcionamiento del órgano afectado provocando inconvenientes tales como una obstrucción a nivel de las trompas de Falopio, quistes en el ovario que no permiten la ovulación, o retracciones cicatrizales que alteran la anatomía del útero, las trompas o los ovarios.

Si bien es cierto los síntomas pueden dar lugar a un examen ginecológico y eco gráfico y dar lugar a un diagnostico de sospecha de endometriosis, el diagnóstico de certeza sólo se puede realizar mediante una intervención laparoscópica que permita el estudio histológico de las zonas sospechosas.

La laparoscopía, la cual puede ser diagnóstica o terapéutica, es una intervención quirúrgica realizada por un médico ginecólogo especializado. Se realiza bajo anestesia general con una pequeña incisión a nivel abdominal. Se introduce un tubo delgado que contiene una lente y una luz especial que permite visualizar el interior del abdomen y determinar exactamente el estado de los órganos. A través de este aparato se extrae el tejido sospechoso de endometriosis y se lo analiza mediante un microscopio (laparoscopia diagnostica). Este mismo procedimiento puede servir para tratar la enfermedad en el momento quirúrgico mediante cauterización o extirpación de las zonas afectadas (laparoscopia terapéutica).

El tratamiento va a depender de diferentes situaciones:

  • Intensidad del dolor que provoca
  • Tolerancia a medicamentos, procedimientos o terapias
  • Deseo de quedar embarazada

El tratamiento utilizado cuando los síntomas son leves, generalmente es suficiente con el uso de analgésicos. También existen tratamientos hormonales que pueden ser de distintos tipos. El más efectivo es el que simula una menopausia. Se utilizan medicamentos que frenan el funcionamiento del ovario y como consecuencia desaparecen las menstruaciones, pero tiene efectos secundarios que van desde trastornos anímicos, problemas óseos y crecimiento de vello excesivo. El tratamiento dura habitualmente seis meses y durante todo este período no hay ovulación, por lo tanto no hay posibilidades de embarazo.

La laparoscopía sirve para realizar el diagnóstico y también para el tratamiento, solucionando muchas veces en la misma intervención la endometriosis.

Es imposible recomendar que tratamiento es mejor que otro, ya que cada organismo responde en forma diferente a cada tratamiento, y a veces soluciona el problema transitoriamente.