¿Qué Tan Fácil Es Aprender Inglés?

Tal pregunta podría plantearse en relación con los más variados temas; ¿qué tan fácil es preparar un pastel?, ¿qué tan fácil es aprender a manejar?, o ¿qué tan fácil es obtener un crédito hipotecario?

Quizá sea una característica de nuestra época, de nuestra sociedad o de la condición humana en general, pero el caso es que si una tarea o actividad se nos presenta como fáciles –aunque de hecho tengan sus complicaciones-, la emprendemos con más gusto y entusiasmo.

En lo que al aprendizaje de una lengua se refiere, debemos admitir que se requiere de atención, esfuerzo y constancia; atención, tanto para comprender el vocabulario y las reglas gramaticales, como para escuchar la forma en que se habla y pronuncia; esfuerzo, para superar la pena y las posibles dificultades, y constancia, para practicar una y otra vez, hasta corregir los errores y pronunciar o escribir bien.

Con base en lo anterior, podría decirse que aprender una lengua extranjera es una cuestión complicada y más aún si se trata de una que parece tan distinta del español, como lo es el inglés. Sin embargo, hay varias razones por las que los hispanohablantes, y especialmente los latinoamericanos, podemos considerar el inglés fácil. Te las presento a continuación:

  1. Es uno de los idiomas que más se hablan en el mundo

En sentido estricto, el chino es el idioma con mayor número de hablantes, debido a que es la lengua nativa del grupo de población más grande del mundo. Sin embargo, el inglés se mantiene como un idioma universal, empleado en los negocios, la ciencia, la cultura y el entretenimiento. Sólo quienes han convivido muy de cerca con personas que hablan chino o quienes han dedicado tiempo para estudiar el idioma podrían reconocer algunos de sus términos y expresiones. Pero cualquier persona que vea la televisión, escuche la radio, vaya al cine o navegue por internet, reconocerá por lo menos una expresión del inglés.

  1. Los países angloparlantes tienen gran influencia en la cultura internacional

Comentaba que los latinoamericanos estamos particularmente familiarizados con el idioma inglés. Lo anterior se debe, por supuesto, a la influencia de los Estados Unidos. Los países que tienen relaciones comerciales con el gigante americano, se ven obligados a comprender el inglés, por lo menos en lo que se refiere a conceptos de economía y finanzas. Pero aun los que intentan apartarse del dominio norteamericano, reciben influencias culturales, a través de la música, el cine o la televisión.

  1. Hay numerosas fuentes y materiales para practicar la comprensión del idioma

Este punto deriva de los dos anteriores. Al ser el inglés una lengua universal e influyente en distintos ámbitos, contamos con todo tipo de materiales para escuchar y practicar el idioma. ¿Quieres escuchar una canción en inglés? No tienes más que encender la radio y pronto encontrarás una emisora con música en este idioma. ¿Quieres ver una película en inglés? La cartelera comercial está dominada por cintas estadounidenses. Y si lo que buscas son series, las tienes al por mayor, tanto en la televisión de paga como en las plataformas de streaming. Y qué decir de la lectura; en cualquier librería verás que la sección más grade de obras en lenguas extranjeras es la que corresponde al inglés.

  1. Nuestro lenguaje cotidiano está lleno de anglicismos

Ok!, Bye!, lunch, ride, break… Éstas y muchas otras palabras en inglés son parte del habla cotidiana en muchos países hispanos. El aspecto negativo de usar estos anglicismos es que poco a poco perdemos la riqueza de nuestro lenguaje, pero la ventaja es que al usarlos tanto, logramos que el inglés no resulte tan extraño. Si llegas a tu primera clase de inglés y el profesor te saluda con un “Hello! How are you?”, seguramente le entiendes, aunque no hayas estudiado una gramática del idioma en tu vida.

Sí, aprender inglés es fácil. Entonces, ¿te animas?