Falsos mitos sobre los coches eléctricos.

¿Alguna vez has oído que si todos tuviéramos coches eléctricos nos quedaríamos sin suministro? Como supondréis es totalmente falso, y de éste y otros mitos vamos a hablar hoy.

Los coches eléctricos están cada día más implantados en nuestra sociedad, su introducción está siendo lenta, pero cada día conocemos más sus ventajas y desventajas. El problema es que en ocasiones lo nuevo siempre asusta, y si además viene acompañado de información falsa, más desconfiamos. Hoy queremos contaros algunos falsos mitos sobre los coches eléctricos.

1. Son peligrosos. Las medidas de seguridad que se han seguido a la hora de fabricar este tipo de vehículos han sido totalmente meticulosas. Olvídate de recibir algún tipo de descarga, porque ni aunque lo intentes, lo conseguirás.

2. No tienen casi potencia. Es totalmente falso, ya que todos los vehículos eléctricos que hay hoy en día en el mercado, podrían ofrecer más potencia. El factor que pone los límites es la máxima potencia que puedan dar las baterías, que también depende del sistema de refrigeración.

3. Su venta es buena. Sería un engaño decir que las ventas de los coches eléctricos son geniales, porque no es así. Pero como todo tiene su momento, ellos también lo tendrán.

4. Si hubiera muchas ventas, habría problemas en las recargas. El único problema podría ser la distribución, pero no la producción.

5. Si tenemos una avería será muy cara la solución. Para nada es así, ya que los sistemas que incorporan los coches enchufables, no llevan innovaciones revolucionarias. La única parte importante es la batería, ahí sí que podemos tener más problemas, pero la suerte es que no se romperá, porque es una tecnología totalmente probada y ofrece el 90% de fiabilidad.

6. Hay un boicot para que las ventas no se generalicen. Está claro que todos los cambios no son bien vistos por todos, pero es algo que poco a poco se irá asumiendo. Los fabricantes de los coches tradicionales preferirían que su introducción en el mercado fuera lenta, el problema es que si la fabricación no la hacen ellos, vendrán otros que sí la hagan, porque es mucho más fácil hacer un motor de un coche eléctrico que de uno tradicional.

7. Adiós a la petroleras. Todavía es pronto para afirmarlo, pero en la vida solo tienes que reinventarte para seguir vivo, y ya hemos visto los movimientos de algunas petroleras queriendo sacar partido al negocio de las recargas.